El principio

El principio

10 de Mayo de 2012.

Yo soy inglesa, o guiri que dicen mis hijos, y me encanta el campo y el verde. Cuando decidimos mudarnos fue en gran parte porque veíamos muchos árboles grandes y hermosos desde la ventana que me hacían pensar que vivía en el campo. También me fijé que había un riachuelo, pero lo mío eran los árboles. Más tarde me enteré de que ese riachuelo era ni más ni menos que el Canal Imperial de Aragón, uno de los proyectos hidráulicos más importantes de la historia de Europa y empecé a mirarlo con más respeto

Los que habéis vivido cualquier cáncer de cerca sabéis que después de la rabia viene la frustración y la sensación de impotencia total. Pues yo sentía que tenía que hacer algo, pero tenía un problema: no soy japonesa sino china. No tengo ni una idea original en mi cabeza, pero soy muy buena copiando.

Me acordé de mi sobrino que subió el Kilimanjaro para recaudar dinero para la investigación de la diabetes a base de buscar patrocinadores. Vamos, amigos que no tenían ganas de subir el Kilimanjaro, pero querían ofrecer apoyo moral convertido en dinero. Yo tampoco tenía ganas de subir el Kilimanjaro, pero tenía el Canal mucho más cerca y no había que ser masoquista para sacarle partido.

Así fue como empezó el Paseíco, y verme a mí y a mi familia tan acompañados ha sido de las experiencias más bonitas de mi vida. Ojalá sirva para que se lleven a cabo más iniciativas como esta porque el cáncer de mama no va a desaparecer sin un gran esfuerzo por nuestra parte.

Elaine

P.D. Para que lo sepáis: El Canal empieza en Fontelles en Navarra y termina en Fuentes de Ebro. La Fuente de los Incrédulos se llama así porque cuando Pignatelli hizo el canal a finales del siglo XVIII y dijo que iba a pasar por Casablanca, que está a mucha más altura que el río Ebro, la gente pensó que estaba chiflado. Bueno, nos vemos el día 23 en la Fuente. Abrazos.